• Páginas

  • CURSOS

Comprensión Lectora

MEMORIZACIÓN

    Mediante el estudio personal se asimilan los contenidos culturales  de las distintas asignaturas para lograr la fijación  y  retención  de  esos contenidos y expresarlos adecuadamente en el momento del examen. La memoria, por tanto, ocupa un lugar importante para lograr el éxito escolar.  La memoria mecánica consiste en repetir literalmente el  material  que se ha de memorizar. Antiguamente se estudiaba mecánicamente  en  nuestras escuelas la lista de los reyes godos o los ríos de España con su lugar de nacimiento, sus afluentes y su desembocadura. La utilización exclusiva de la memoria mecánica, sin comprender el contenido de lo que  se  estudia, puede dificultar y perjudicar el desarrollo de las  facultades  mentales. Hay que evitar, por tanto, el memorizar de forma mecánica las lecciones.

    La memoria se utilizará  después de comprender perfectamente los contenidos mediante el análisis, clasificación, comparación y síntesis.  Estas funciones se realizan mediante la lectura, el subrayado y  las  distintas formas de esquema. Para mejorar el estudio es importante fortalecer la memoria  visual  y la auditiva. Un ejercicio para mejorar la memoria visual puede ser el observar atentamente un escaparate, fijándose en los artículos, formas, colores, precios y otros detalles. Después tratar de recordar todos los datos posibles del escaparate y comprobar para ver cuántos faltan.

    Para fortalecer la memoria auditiva se puede hacer este ejercicio: poner en marcha un aparato de radio y sintonizar una emisora en la que  los locutores estén hablando continuamente. Después de escuchar un poco, apagar la radio y tratar de repetir literalmente lo que han dicho los  locutores. Volver a encender la radio y escuchar atentamente lo que dicen para repetir en voz alta todo lo escuchado, con la mayor fidelidad posible. Después repetir estos pasos aumentando el tiempo de escucha.

    Para mejorar la memorización es conveniente utilizar el máximo  número de sentidos posibles. Por ello es conveniente  leer,  escribir,  dibujar, subrayar, hacer cuadros sinópticos, etc.  Otra forma de memorizar es el repaso o  repetir  para  uno  mismo  las ideas principales y los datos sin utilizar,  necesariamente,  las  mismas palabras del texto. Este repaso se hace después de hacer  el  esquema  de cada lección. Es mejor dedicar tiempos cortos al repaso que periodos largos. Las experiencias de Ebbinghaus demuestran que para aprender un texto el número de repeticiones se reduce a la mitad si se hace en tres  sesiones distintas en lugar de hacerlo en una sola sesión larga.

1.- El repetir literalmente los contenidos se hace mediante:  

a) La memoria visual.

b) La memoria auditiva.

c) La memoria mecánica. 

2.- Se ha de evitar la memoria mecánica porque: 

a) Se rinde menos.

b) Dificulta las facultades mentales. 

c) El aprendizaje no es significativo.

3.- La memoria se utiliza después de:

a) Leer toda la lección.

b) Comprender perfectamente los contenidos.

c) Tener una idea general del tema.

 4.- Utilizar muchos sentidos favorece:

a) La atención.

b) La motivación.

c) La memorización. 

5.- Repetir para uno mismo las ideas se llama: 

a) Comprensión.

b) Repaso. 

c) Concentración.

                EL ESTUDIO

    Para algunas personas el estudio consiste en estar matriculado  en  un colegio y asistir a unas clases. Pero estudiar es algo más,  es  aprender una serie de conocimientos ejercitando la inteligencia,  la  memoria,  la voluntad, la capacidad de análisis, de síntesis, de relacionar,  etc.  En el diccionario encontramos que estudiar es  “ejercitar  el  entendimiento para alcanzar o comprender una cosa”.

    Para estudiar bien y alcanzar el éxito escolar son necesarias tres cosas: poder, querer y saber estudiar.

    Poder estudiar es tener inteligencia y el resto de facultades humanas. Es indudable que la inteligencia se relaciona mucho con el éxito escolar. En igualdad de condiciones un alumno “inteligente” obtiene mejores  notas que sus compañeros.

    El querer estudiar es tener el deseo y la  determinación  de  adquirir unos conocimientos. Hay estudiantes que con una inteligencia normal  consiguen buenos resultados a base de esfuerzo personal y dedicar el  tiempo necesario. Tan importante o más que la inteligencia es la motivación o el querer estudiar. Muchos alumnos fracasan no por falta de inteligencia sino por desinterés, por apatía, por dejar el trabajo para el último momento, es decir, por falta de motivación.

    El saber estudiar es el tercer factor importante para  alcanzar buenos rendimientos. Puede ocurrir que un alumno tenga la inteligencia suficiente y dedique bastante tiempo al estudio, pero los resultados son bajos  e incluso fracasa. Probablemente se debe a que emplea unas  malas  técnicas de estudio. De ahí el desfase entre trabajo y rendimiento.

    Además de estos factores importantes hay otros como el tener los conocimientos previos bien asimilados, dedicar el tiempo suficiente  al estudio y utilizar los instrumentos adecuados, como libros de texto,  diccionarios, atlas, etc.

    Podemos hacer poco para mejorar la inteligencia, pero si podemos mejorar la motivación y sobre todo las técnicas de estudio. En este curso  se estudiarán las técnicas generales que han sido contrastadas por la  experiencia o por los conocimientos teóricos y experimentales de la Pedagogía y la Psicología. En concreto se tratarán estos temas: la lectura, el subrayado, el cuadro sinóptico, el esquema, la forma de  tomar  apuntes,  la preparación de exámenes, la elaboración de trabajos y otras técnicas como confección de murales, teatro leído y debates.

    Para conseguir los objetivos del curso no basta con conocer las técnicas descritas, es necesario ponerlas en práctica según convenga  en  cada momento. La combinación entre la teoría y la práctica hará que  mejore el rendimiento académico.

                                                                           Arturo Ramo García

6.- El estudio consiste en:

a) Estar matriculado en un colegio.

b) Asistir a unas clases.

c) Aprender una serie de conocimientos.

7.- El tener inteligencia y facultades es:

a) El poder estudiar.

b) El querer estudiar. 

c) El saber estudiar.

8.- El querer estudiar es lo mismo que:

a) La motivación.

b) La inteligencia.

c) Las técnicas de estudio.

9.- El tercer factor importante en el estudio es:

a) Poder estudiar.

b) Saber estudiar.

c) Querer estudiar.

10.- Podemos hacer poco para mejorar:

a) La inteligencia.

b) La motivación.

c) Las técnicas de estudio.

 

 

SUBRAYADO

                Subrayar no es solamente poner una raya, de algún color, debajo del algunas palabras o frases. Además de esto, y principalmente, es distinguir las ideas principales de las secundarias. Con el subrayado se obliga a seleccionar las ideas básicas de cada epígrafe y de cada lección.

                Este ejercicio intelectual ya es de por sí de gran utilidad y exige un considerable esfuerzo porque obliga a la selección crítica de las ideas. Pero además facilita el estudio en ocasiones posteriores, ya que con sólo leer las palabras y frases subrayadas se tiene un conocimiento completo de toda la lección.

                Tanto el subrayado como las anotaciones al margen son muy personales y cada uno lo hace según su peculiar forma de ser. Sin embargo, se pueden señalar una serie de reglas generales para hacer un buen subrayado.

                Antes de subrayar, leer la lección entera para tener una idea general de la misma.

                Sólo se debe subrayar en los libros propios y no es aconsejable estudiar en libros subrayados por otro estudiante porque las palabras y frases no son significativas.

                Usar lápiz rojo (o raya doble) para subrayar las ideas principales, los datos esenciales y las definiciones.

                Usar lápiz azul (o raya sencilla) para subrayar las ideas secundarias que deben ser recordadas y el resto de los datos (nombres, fechas, obras, etc.) y los ejemplos que demuestran la idea principal.

                Marcar con una línea vertical en el margen cuando todo el párrafo debe ser subrayado. De esta forma se evita tener que subrayar todas las líneas.

                Se pueden utilizar otros signos gráficos como el redondeado para resaltar una numeración o clasificación en un esquema; el recuadro, para destacar enunciados, nombres o fechas clave; el signo de interrogación, cuando se tengan indicios de que lo expresado puede ser un error; la admiración, cuando se necesite comprobar una afirmación; el punto, cuando se tenga que completar con otras lecturas, etc.

                No obstante, cada estudiante debe crearse su propio código de signos gráficos según sus necesidades. En este curso utilizaremos la raya doble de color rojo y la raya sencilla de color azul.

                Subrayar de tal manera que sea posible leer continuadamente todas las partes subrayadas, aunque estén en distintas líneas y que lo leído forme un pensamiento coherente.

                Se ha de subrayar poco. Por regla general sólo del 25% al 30% de las palabras, aunque esto depende de los textos.

                                                                  Arturo Ramo García

 

    11)  Antes de subrayar una lección se ha de:

a) Hacer el esquema

b) Hacer un resumen

c)  Leer la lección entera

   12) Se ha de subrayar de forma que se pueda leer:

a) Sin dificultad

b) Continuadamente

c)  Fácilmente

    13) Cuando un párrafo debe ser subrayado se hace con:

a) Azul

b) Rojo

c) Una línea vertical al margen

    14) ¿Qué tanto por ciento se debe subrayar?:

a) Del 15 al 20

b) Del 20 al 25

c) Del 25 al 30

    15) Para señalar un posible error se hace con:

a) Un signo de interrogación

b) Un signo de admiración

c) Un recuadro

LA MOTIVACIÓN

    El poder estudiar (tener inteligencia) es muy  importante  para conseguir el éxito en los estudios, pero no lo es todo.  Hay  estudiantes  que teniendo una inteligencia normal, a base de esforzarse y “machacar”  terminan sacando buenas notas. 

    El querer estudiar (tener motivaciones o voluntad) es tan importante o más que la inteligencia para alcanzar buenas notas. La motivación, en  el sentido de causa que mueve o impulsa a estudiar, ha sido estudiada  en un trabajo de investigación con alumnado del Ciclo Superior de E.G.B. de Zaragoza (Memoria de Licenciatura. Ramo García, Arturo.  Valencia,  octubre de 1977). En este trabajo se distinguen las motivaciones internas  y  las externas. Llamamos internas o personales a aquellas motivaciones que  nacen del propio alumno, que quiere hacer algo por sí mismo y tiene  voluntariedad actual. Las motivaciones externas o ajenas son aquellas  que  no nacen del alumno sino de otras personas  (padres,  hermanos,  profesores, compañeros) y de circunstancias que le rodean.  

    Entre las motivaciones internas o personales distinguimos las  que hacen referencia al interés profesional (conseguir un buen trabajo y seguir estudiando), al interés personal (me  gusta  estudiar,  por  satisfacción personal) y al interés escolar (saber más, sacar buenas notas, superarme).Estas motivaciones internas están muy relacionadas con  el  alumnado  que obtiene altos rendimientos.   

    Las motivaciones externas o ajenas suelen ser familiares (por satisfacer a los padres, porque me riñen o me pegan), escolares (por no  suspender en las evaluaciones, por saber contestar en clase) y sociales (por ir de veraneo, por tener el sello de listo). Todas ellas están muy  relacionadas con el alumnado de rendimiento bajo. Podríamos  afirmar  que  estas motivaciones externas no sólo no ayudan al estudiante sino que le  perjudican en sus rendimientos escolares. Dicho de otra forma,  para  que  los rendimientos sean satisfactorios ha de ser el alumno quien primordialmente quiera estudiar, con interés personal, profesional o escolar, que  nacido dentro de sí mismo le empuje al esfuerzo que ordinariamente exige el estudio.

    Si esta motivación personal o interna no existe o incluso es  negativa-con un rechazo claro hacia el estudio- los esfuerzos que  hagan  los padres, los profesores y compañeros para ayudar al alumno, utilizando todos los medios (propinas, castigos, riñas, recompensas afectivas, etc.),  serán insuficientes. También serán insuficientes los otros estímulos de  la sociedad que empujan al alumno al estudio.

16. El poder estudiar consiste en:   

a) Tener ganas de estudiar.

b) Tener inteligencia.   

c) Dedicar tiempo al estudio.

17.- El querer estudiar se refiere a: 

a) Tener motivaciones.

b) Tener inteligencia.

c) Tener buenos libros.

18.- Las motivaciones que nacen del propio alumno se llaman:  

a) Internas o personales.

b) Externas o ajenas.  

c) Sociales. 

19.- Las motivaciones internas o personales están relacionadas con: 

a) Los rendimientos bajos.

b) Los rendimientos altos. 

c) Los rendimientos medios.

20.- Las motivaciones que nacen de otras personas se llaman:  

a) Circunstanciales.

b) Internas o personales. 

c) Externas o ajenas. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: